Una Atrofia Peligrosa
Una Atrofia Peligrosa
Author: El Viejo Corriente del Río Qi

Capítulo 1 Envíala a la prisión

“¡No fui yo. Tienes que creerme!” Jane Dunn miró fijamente con insistencia a la persona que se encontraba dentro del carro. La estruendosa lluvia había salpicado a través de las ventanas del carro, y aún así, ella pudo vagamente ver la fría y firme cara que estaba detrás de esa ventana mojada. El cuerpo de Jane temblaba mientras ella estaba parada afuera de la puerta, gritándole a través de la ventana del carro, “¡Sean! ¡Por lo menos escúchame!”

De repente, la puerta del carro se abrió, pero antes de que Jane pudiera alegrarse, ella fue halada bruscamente dentro del carro. Su cuerpo cayó encima del cuerpo de él, empapando su nítida camisa blanca al instante.

“Sean, yo no fui la persona quien contrató esos malhechores para lastimar a Rosaline…” Tan pronto como Jane dijo eso, una alta y esbelta figura agarró su mentón sin piedad. Su única y fascinante voz grave habló sobre la cabeza de ella.

“¿En serio gustas tanto de mí?”

Su fría voz y ese tenue olor a tabaco – era su aroma.

“¿Qué? Jane estaba un poco confundida. Todo el mundo y sus madres sabían que ella gustaba de él, ¿por qué estaría preguntando eso ahora de repente?

El hombre sostuvo el mentón de Jane con una mano mientras su otra delgada y fuerte mano, se extendió hacia ella. Sus dedos cayeron tiernamente sobre sus cachetes, mojados y fríos de la lluvia. Jane se sumergía en los cálidos y cariñosos ojos de él, derretida completamente. Ella casi podía escucharlo preguntar, “¿Tienes frío?”

Sin embargo, el hombre irradió un frío y cruel aire inesperadamente, diciendo sin ningún afecto en absoluto, “¿Jane Dunn, en serio gustas tanto de mí? ¿Tanto que eres capaz de matar a Rosaline?”

Un escalofrío se arrastró desde el fondo de su corazón, extendiéndose a sus extremidades. Jane despertó al instante y no le quedaba de otra que sonreír sarcásticamente a sí misma… Claro, obviamente él nunca iba tratarla con tanto afecto. Eso no fue cariñoso para nada, sólo una sonrisa satánica.

“No fue mi intención matar a Rosaline…” Ella quería defenderse.

“Claro. No fue tu intención matar a Rosaline, tú sólo contrataste unos bandidos para violarla y deshonrarla.” Ira e impaciencia comenzaron a sobresalir de los ojos del hombre. Sin darle tiempo para explicar, él simplemente alcanzó la ropa de ella y la desgarró.

“¡Ah~!”

Con un grito, Jane fue empujada fuera del carro violentamente. Ella cayó dolorosamente en la lluvia a medida que la voz fría del hombre resonaba especialmente más alto, en sus oídos y en la lluvia.

“Jane Dunn, oh, Señorita Dunn, te haré exactamente lo mismo que le hiciste a Rosaline. ¿Cómo se siente estar media-desnuda?”

¡Swoosh!

Jane levantó su cabeza bruscamente, mirando al carro con incredulidad. El hombre estaba sentado dentro del carro y la miraba desde arriba. Sacó un pañuelo y limpió sus dedos lentamente, diciendo: “En realidad estoy muy cansado en estos momentos, Señorita Dunn. Por favor déjeme sólo.”

“¡Sean! ¡Escúchame! En serio no hice...”

“Si quieres que te escuche, seguro.” El hombre levantó su mirada fríamente y le dio un vistazo. “Si estás dispuesta a arrodillarte en frente de la Finca Stewart toda la noche, Señorita Dunn, yo podría considerar darte diez minutos de mi tiempo. Si estoy de mejor humor, obviamente.”

La puerta del carro se cerró en un solo golpe; un pañuelo fue tirado afuera del carro, cayendo en el suelo enfrente de Jane, y mojándose en la lluvia.

Jane bajó su cabeza y recogió el pañuelo en la lluvia, apretándole fuertemente en su mano.

El carro se dirigió hacia la Finca Stewart y la puerta de metal se cerró justo en frente de ella sin ningún toque de compasión.

Jane se veía pálida en la lluvia. Ella se mantuvo allí por un buen tiempo antes de levantar su cabeza determinada, caminando hacia la garita principal de la Finca Stewart. Sus labios estaban presionados fuertemente, luego ella cayó de rodillas en un solo movimiento.

¡Ella se estaba arrodillando!

¡Pero no para enmendar un crimen!

¡Sólo porque Rosaline Summers era su amiga! Ya que su amiga falleció, era natural que ella se arrodillara. ¡No era porque ella la había matado como todos pensaban!

¡Ella se estaba arrodillando!

Ella estaba rogándole a este hombre que le diera diez minutos, ¡sólo para que la escuchara!

Su ropa fue desgarrada a pedazos. Ella cubrió su cuerpo con sus manos, pero su columna se mantuvo recta. ¡Ella estaba orgullosa e iba mantenerse así aún de rodillas! Ella poseía su orgullo y su dignidad; ¡ella era Jane Dunn de Bund!

Ella se puso de rodillas persistentemente, todo para que le dieran una oportunidad para explicarse. Ella nunca hizo lo que la estaban acusando y ¡ella no iba admitir algo que no hizo!

Sin embargo, ¿en realidad él iba a darle esa oportunidad?

¿Podía explicarse en serio?

Además... ¿alguien le creería a ella en serio?

La lluvia se hizo más fuerte, sin parar ni por un segundo.

...

La noche se hizo día.

Jane se mantuvo arrodillada afuera de la Finca Stewart en medio de la lluvia torrencial.

La lluvia mojó su vestido. Ella estuvo arrodillada afuera por toda la noche.

El amanecer finalmente llegó y la finca regresó a la vida después de una noche de silencio. El mayordomo de avanzada edad y de cabello color plata caminó afuera hacia el jardín, sosteniendo un paraguas antiguo.

Las puertas de metal se abrieron con rechinamiento después de una noche de inactividad, sus dos mitades separándose para revelar el espacio entre medio. Jane finalmente se movió, levantando su cabeza que mantuvo abajo y le dio una sonrisa pálida entre las puertas al viejo mayordomo .

“Señorita Dunn, el Sr. Stewart solicita que usted se retire de este lugar.” El cabello del viejo mayordomo estaba peinado impecablemente, sin ningún cabello fuera de su lugar a pesar del clima lluvioso. Él era así de estricto y serio como las hojas del jardín, atendida y recortada por un jardinero profesional. El viejo mayordomo le aventó un conjunto de ropa a Jane.

Jane extendió sus manos, mojadas toda la noche por la lluvia, y temblaba mientras se ponía la ropa. Ella separó sus labios ya sin sangre y dijo en una ronca pero determinada voz, “Quiero verlo.”

El viejo mayordomo no movió ni un párpado de los ojos, repitiendo literalmente las palabras del dueño de la casa, “El Sr. Stewart dijo que su presencia aquí, Señorita Dunn, está contaminando el aire alrededor de la finca. Él quiere que usted desaparezca de su vista.”

En ningún momento Jane había expresado algún rastro de debilidad desde que todo comenzó a salir mal. Pero ahora, ella ya no podía mantener su apariencia de fuerza. Sus hombros temblaban, traicionando el dolor en su corazón.

Jane cerró sus ojos, las gotas de lluvia en su rostro hacían difícil decir si eran lágrimas o lluvia mojando la esquina de sus ojos. El viejo mayordomo la veía sin expresiones. Jane abrió sus ojos nuevamente y levantó la cabeza, mirando al mayordomo y le dijo: “Sr. Summers, no sé qué es lo que usted está pensando, pero le juro que jamás contraté a esos malhechores para agredir a Rosaline. No importa qué, no puedo aceptar su odio sin alguna razón.”

Aunque Jane estaba agotada, ella aún así dijo cada palabra claramente y con precisión... Ésta era una mujer que mantenía su orgullo, aunque ella estaba dispuesta a inclinarse por un momento.

El viejo mayordomo finalmente tuvo una reacción después de haberla mirado como si ella no existiera. Sus cejas grises estaban apretadas juntas y miraba a Jane con ojos llenos de odio. “Rosaline era mi hija y siempre fue una buena y obediente niña. Ella nunca había puesto un solo pie en un lugar tan caótico y asqueroso como un club nocturno, pero de alguna manera ella terminó en uno de esos lugares con los más bajos de los criminales, donde ellos la agredieron hasta la muerte.”

“Señorita Dunn, nosotros revisamos los mensajes de ella. Antes del incidente, ella te realizó una llamada y te envió un mensaje de texto, diciendo, ‘Ya llegué a Luz de Noche. ¿Dónde estás, Jane?’.”

La mirada del viejo mayordomo en Jane estaba llena de profundo odio. “Señorita Dunn, no fue algún gato o perro que mataste. ¡Era un ser humano! Ella está muerta ahora, y aún así no quieres admitirlo! Todos saben que estás enamorada del Sr. Stewart, pero el Sr. Stewart sólo tenía ojos para mi hija Rosaline. ¡Él te odia hasta el alma! Claramente estabas celosa de Rosaline y obsesionada con el Sr. Stewart. Por eso querías que violaran a Rosaline. ¡Realmente tu maldad no conoce los límites, Señorita Dunn!”

No había nada que Jane pudiera refutar. Rosaline Summers era la hija del Sr. Summers y el verdadero amor de Sean, donde Jane sólo era un personaje pequeño, quien tenía un amor no correspondido hacia él. Ahora Rosaline estaba muerta, por lo tanto, Jane era más que un personaje pequeño. Ella era la antagonista.

“Por favor retírese, Señorita Dunn,” dijo el viejo mayordomo. “Ah, por cierto, el Sr. Stewart también me dijo que le dijera una cosa más.”

Jane miró al viejo mayordomo abruptamente.

“El Sr. Stewart dijo, ‘¿Por qué no fuiste tú la que se murió?’”

Jane aún estaba arrodillada en el suelo, pero ahora su cuerpo comenzó a tambalear también. Había un fuerte e intenso dolor en su pecho.

El viejo mayordomo se dio la vuelta, sus secos y arrugados labios incurvados en un frío y duro ángulo. Esto hacía que sus rasgos conservadores parecieran cruel y adverso.

Jane mató a Rosaline, y eso lo enfurecía a él. Él odiaba la crueldad de Jane.

Jane sostuvo su cuerpo, el cual estaba helado hasta los huesos. Se puso de pie, desconcertada, pero en el momento en que se puso de pie, sus piernas adormecidas no le permitieron y cayó fuertemente sobre la carretera de asfalto, sus nalgas primero. Se dio una cínica sonrisa a ella misma... ‘¿Por qué tú no fuiste la que se murió?’

Eso sonó exactamente como algo que ese hombre diría. Jane sonrío, pero se veía peor que una mueca. “Rosaline, oh, Rosaline... Tu muerte me hizo la enemiga pública número uno.”

En el segundo piso de la Finca Stewart, un hombre estaba parado con su larga y esbelta figura, sus hombros anchos y caderas estrechas. Su túnica de color negra lo abrazó casualmente, descalzo, su alto y seductivo cuerpo estaba parado perfectamente enfrente de la ventana de suelo a techo. Su fría mirada estaba fija sobre la sombra de esa espalda afuera de la casa.

“Sr. Stewart, he repetido cada una de las palabras a la Señorita Dunn, como usted me solicitó.” El viejo mayordomo se paró silenciosamente fuera de la puerta que llevaba hacia el dormitorio principal, después de haber largado a Jane.

Sean dio vueltas a la copa de vino rojo que tenía en sus manos. Sólo después de haber escuchado el reporte del viejo mayordomo fue que procedió a dar sus siguientes órdenes de una manera fría, “Dile a la familia Dunns que tienen que escoger. Si deciden quedarse con ella, pueden despedirse de sus negocios. Si quieren mantener sus negocios, van a tener que desheredarla a ella.”

“Sí, Señor.”

“Después, informa a la Universidad S que ellos no tienen a ninguna estudiante llamada Jane Dunn en sus registros. Dile a La Secundaria No.1 que Jane Dunn fue expulsada por pelear durante sus días de escuela. Sus más altas calificaciones deben ser de la graduación de secundaria.”

“Sí, Señor.”

“Y por último...” Sean Stewart dijo fríamente, “Envíala a la prisión.”

El viejo mayordomo levantó su cabeza repentinamente, asombrado mientras decía, “¿Sr. Stewart?”

“Una vida por una vida. Ella contrató a otros para matar a un ser humano, por lo tanto, la enviaré a la prisión y la mantendré por tres años detrás de las barras. ¿Cuál es el problema? ¿Culpas mis decisiones, Summers?” La condena de tres años para Jane fue una de las decisiones que Sean había tomado por su cuenta. Ellos no tenían suficientes evidencias todavía en estos momentos, pero Sean estaba seguro por su furia.

“No, usted tomó la decisión correcta, Sr. Stewart. Absolutamente... Muchas gracias, Sr. Stewart. Grr-gracias...” El rostro del viejo mayordomo estaba repleto de lágrimas. En realidad, él se quebrantó en lágrimas. “Si no fuera por usted, Sr. Stewart, lo que Jane le hizo a Rosaline hubiera salido sin culpa. Ella es una Dunn, por lo tanto, no había nada que yo pudiera hacer al respecto. Muchas gracias, Señor, gracias... sollozo...”

Sean se dio la vuelta y se paró frente a la ventana, mirando hacia abajo a la figura que dio la vuelta en la esquina y se perdió de la vista. Sus ojos estaban llenos de sombra, y sus largos dedos sostenían fuertemente la copa de vino. Finalmente, movió su cabeza hacia atrás y vació todo el líquido rojo, como la sangre, tragándolo todo.

“Summers, le estoy dando una lección a Jane Dunn, no porque Rosaline era tu hija, sino porque ella era la mujer que yo escogí”, dijo Sean lentamente.

...

Jane arrastraba su cuerpo exhausto de vuelta a su casa.

Sin embargo, ella no pudo colocar un pie dentro en la casa de los Dunn. El viejo mayordomo quien había trabajado para la familia Dunns toda su vida, le repitió exactamente las mismas palabras de Sean Stewart, y Jane fue “invitada a retirarse” de la casa de los Dunn. Ella nunca pudo echar un vistazo a sus padres durante toda la adversidad.

¿Tanto le temían a Sean Stewart? Jane tiró de la comisura de sus labios... y luego se fijó nuevamente en su propia mirada. Esas puertas de acero establecieron una línea entre ella y la familia Dunns, cortando todas las relaciones que ella poseía.

Jane no sabía cómo describir lo que ella estaba sintiendo en estos momentos. Al dar la vuelta, dos hombres uniformados de azul de policía la detuvieron. “Señorita Dunn, sospechamos que usted contrató malhechores para violar a la Señorita Rosaline Summers, llevándola a su muerte accidental. Por favor venga con nosotros.”

Antes de que ella fuera escoltada a la prisión, Jane vio a Sean, parado majestuosamente a lado de la ventana.

Jane negó con su cabeza y dijo determinadamente, “Yo nunca le hice algo a Rosaline.”

Sean caminó intencionalmente su largo y tonificado cuerpo hacia ella. Jane se dijo a sí misma que fuera valiente. Después de todo, ella era inocente. Ella no hizo nada malo.

Su delicado y pequeño rostro se levantó sin temor e intentó lo mejor de ella para mantenerse calmada, pero sus hombros temblorosos la traicionaron por los nervios... y a ese par de ojos no se le escapó nada.
Comments (14)
goodnovel comment avatar
Anton Hernandez
Me está facinando
goodnovel comment avatar
Kubra Yigit
esta historia se me ha hecho una adicción leerla. Y diario trató de desbloquear un cap porque no aguanto la ansiedad de saber mas fe esta rraguxa historia de amor-odio. En fin me emcanta
goodnovel comment avatar
Javier Martines
solo manten presionando el libro y ayi aparece
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status