Share

Capítulo 10

Catherine se forzó una sonrisa de amargura.

Desde que se incorporó a la empresa, ni una sola vez había utilizado su identidad para pasar por encima de alguien. Siempre trabajaba con mucha cautela y esmero.

Era la última en salir de la oficina todos los días, trabajaba horas extras y trataba a todos los demás con respeto en todo momento. Era inesperado que las cosas acabaran así.

Después de salir de la empresa, caminó sola por la zona sin un destino concreto.

Durante ese tiempo, Ethan la llamó varias veces, pero ella se negó a responder a sus llamadas.

Se dirigió de nuevo a la Bahía Jadeite después de comprar algunos aperitivos e ingredientes en el supermercado.

En cuanto puso un pie en la casa, Fudge se acercó a saludarla mientras levantaba la cola en el aire y la torcía ligeramente en la punta.

Le dio una palmadita en la cabeza y murmuró: "Fudge, ahora eres el único al que le agrado ahora".

"Miau", respondió el gatito. Cerró los ojos con satisfacción, dando a la mujer pleno permiso para acariciarlo.

Las comisuras de sus labios se movieron en una sonrisa. "Seguro que quieres unos bocadillos de pescado seco, ¿no? Te traeré algunos".

Shaun nunca estaba en casa ni siquiera por la tarde. Tanto la mujer como la gata disfrutaron de un sencillo almuerzo. Después, ella se sentó en el sofá y empezó a buscar trabajo en su computador portátil.

A las diez de la noche, Shaun volvió a la casa que estaba muy iluminada.

En el sofá, Catherine estaba dando de comer a Fudge un pequeño trozo de patata frita.

"¿Esta es la basura con la que alimentas a mi gata cuando no estoy en casa?".

Sus apuestos rasgos formaron una expresión descontenta cuando vio la mesa llena de bocadillos. Además también había bolsas de patatas fritas, patatas fritas picantes, queso, galletas de chocolate...

Incluso se encontró una pequeña mancha de chocolate en los bigotes de Fudge.

"Solo le di a Fudge un poquito. Pedacitos muy pequeños", explicó Catherine mientras hacía un gesto con el pulgar y el índice, mostrando lo poco que era. "Fudge no deja de pedirme para que le dé un poco, así que no tuve más remedio que...".

"¿Qué sabe una gata? ¿No debería un ser humano mayor como tú saberlo mejor?". Molesto, echó todo lo que había en la mesa al cubo de basura. "No vuelvas a comer basura como esta en la casa. No me gusta ese olor".

Catherine miró los bocadillos dentro del cubo de basura con una mueca en su rostro. Oh, Dios, Catherine no podía entender cómo una persona podía sentir asco por el olor de los bocadillos.

'¡Qué hombre más extraño!’.

Sin embargo, la realidad la obligó a torcer los labios en una sonrisa halagadora. "Tienes razón, Shaunny. Esto es una basura. Te haré caso y dejaré de comerlos".

'Mírate en el espejo y verás lo pretencioso que eres’. Pensaba así secretamente Catherine en el corazón.

El hombre no le prestó más atención. Cargó la gatita en brazos y se dirigió a su dormitorio.

"Shaunny, has tenido un largo día. ¿Tienes hambre? ¿Te preparo algo? Hago una pasta realmente deliciosa".

Ella lo siguió descaradamente con pequeños pasos.

Shaun se detuvo en su camino. La comida servida en el restaurante al que fue hacía poco para la reunión de negocios era tan picante que apenas pudo comer. Su estómago rugió un poco al escuchar la sugerencia de ella.

Catherine aprovechó la breve vacilación del hombre y se ofreció de inmediato, diciendo: "Ahora mismo prepararé un poco de pasta. Ve a ducharte".

Él miró por encima del hombro para lanzarle una rápida mirada. La suave luz anaranjada que la iluminaba desde arriba la hacía parecer más adorable y cálida que de costumbre.

Quince minutos más tarde, Catherine apareció por la puerta del dormitorio principal con un plato de pasta en la mano.

Llamó a la puerta, pero no hubo respuesta.

Al no tener más remedio, la abrió ligeramente. "Shaunny, la comida está lista".

No había nadie en la habitación. Pero la puerta del baño estaba abierta, y a través del cristal esmerilado de la ducha se podía ver la tenue silueta del hombre.

Aturdida por la visión, no pudo evitar imaginar el aspecto del hombre sin ropa.

Sus mejillas enrojecieron ante la creación de su imaginación.

'Ah, espera, no debería estar pensando en esto’.

Justo cuando estaba a punto de darse la vuelta y marcharse, la puerta de cristal esmerilado se abrió de un empujón.

Shaun salió de ella, sin ropa. Sin embargo, había una toalla que estaba casualmente atada alrededor de su cintura. Su pelo, aún mojado por la ducha, dejaba caer gotas de agua por su mandíbula encantadora, hasta llegar a su pecho.

La mirada de Catherine se desplazó lentamente hacia abajo, siguiendo el movimiento de las gotas de agua. Ella se quedó sorprendida.

Estaba previsto que el hombre tuviera una buena figura, pero ella no esperaba que su cuerpo fuera tan impresionante.

Tenía el perfecto tono de piel morena, por no hablar de los fuertes músculos que componían su cuerpo. El hombre no era exageradamente musculoso como un culturista, pero cada parte de su cuerpo estaba bien definida.

Su cuerpo en forma desprendía un encanto varonil que solo un hombre maduro poseía. Bajó más la mirada y se fijó en su cintura perfectamente entrenada.

"¿Ya terminaste de mirarme?".

La voz ronca del hombre se escuchó de repente en sus oídos.

Catherine se recuperó al instante. Podía sentir el calor ardiendo en sus mejillas.

Había visto el perfecto rostro y cuerpo de Ethan. ¿Cómo podría dejarse llevar por la atracción hacia otro hombre en el futuro?

'Deja de seguir soñando, Catherine’. Se advirtió a ella misma.

"Yo... estoy aquí para entregarte la comida. Date prisa en comerla o la pasta se va a enfriar pronto".

Ella dejó el plato inmediatamente sobre la mesa de noche. Justo cuando se disponía a salir de la habitación, pisó el borde de la alfombra y tropezó. Perdió el equilibrio y cayó hacia delante.

En el transcurso de esos segundos, pensó que se había agarrado a algo, pero aun así cayó de cara al suelo.

Afortunadamente, no le dolió demasiado.

Cuando volvió a abrir los ojos, lo primero que vio fueron las largas piernas del hombre y...
Comments (1)
goodnovel comment avatar
Valerie Vargas
yo también diría lo mismo que él si le dieran eso a mis gatos
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status