Share

Capítulo 9

"Así es. Estos vagabundos están hablando de guerra y de traer gloria al país. ¡Qué chiste!"

El otro joven se rió disimuladamente.

¡Bang, bang!

Sin embargo, en el siguiente instante, ambos jóvenes solo vieron un borrón y entonces fueron enviados volando y se estrellaron contra la pared detrás de ellos, causando que se cayera.

"¡Pfft!"

Ambos escupieron una bocanada de sangre fresca. Sus piernas se pusieron rígidas, entonces dejaron de moverse.

“¡Ah! ¡Asesinato!"

Ambas chicas gritaron como si acabaran de ver un fantasma, huyendo de inmediato.

"Oh no, Fane, has matado a alguien. ¿Qué pasa si son personas importantes o pertenecen a alguna organización? ¿Qué vamos a hacer?"

Al verlos a los dos allí inmóviles, Joan palideció. "E-e-eres demasiado temperamental. Esto no es el campo de batalla. Hay algunas personas a las que no podemos permitirnos ofender. ¿Crees que todavía estás en el campo de batalla donde matar a tu oponente estaba bien?"

"¿Por qué no puedes controlar tu temperamento? ¡Solo han dicho unas pocas palabras!"

Selena también estaba extremadamente frustrada, sin saber qué hacer.

Al ver cómo las dos mujeres que a él más le importaban preocuparse por él, Fane sintió que su corazón se le calentaba.

"Ma, Selena, no se preocupen. Ellos solo se desmayaron. Sé cómo contenerme. ¡Se despertarán en un rato!" Fane hizo una sonrisa amarga mientras explicaba.

"¿En serio?"

Selena rápidamente dio un paso adelante y colocó sus dedos debajo de sus narices para confirmar. Luego dejó escapar un suspiro de alivio. "Todavía están respirando. Debería estar bien."

"¡Ven, vámonos rápido!" Joan los apresuró mientras miraba a su alrededor.

"Ma, vámonos. Puedes olvidarte de tu trabajo. ¡Ya es hora de que disfrutes tu vida!"

Fane miró a ambas mujeres con una sonrisa despreocupada en su rostro, diciendo: "Vámonos. Todavía es temprano. ¡Les llevaré a las dos para que se compren algunos conjuntos de ropa adecuada!"

"¿Algunos conjuntos?"

Al escuchar eso, Joan se sorprendió. “¿Y dónde está tu dinero? Además, ¿cómo puedo dejar de trabajar? Hay tanta gente a la que necesito alimentar. ¡Toda nuestra familia depende de Selena y de mí! Hijo, escúchame. Selena ha sufrido muchas dificultades por el bien de Kylie. ¡Será mejor que la trates bien y no la decepciones!”

"Eso no puede ser. Puede que la pierna de su suegro le impida trabajar, pero la suegra y Clifford deberían poder trabajar, ¿no? ¿También están siendo reprimidos en el trabajo?"

Fane frunció el ceño. Clifford Taylor todavía era joven en el pasado y no pudo enlistarse. Sin embargo, han pasado cinco años y ya debería ser un adulto. Él debería estar ayudando a la familia.

"¡Suspiro!" Hablando de ellos, Joan no pudo evitar suspirar profundamente. "Te culpan de todo por su mala suerte. Además, ellos estaban acostumbrados a que los mimen cuando estaban en la familia Taylor. ¿Cómo esperas que ellos estén dispuestos a trabajar? ¡Simplemente no están dispuestos a buscar trabajo!"

“Mi hermano es demasiado inútil. ¡Él casi nunca viene a casa y cada vez que lo hace es para pedir dinero!"

Hablando del hermano inútil, hasta Selena se sintió frustrada.

Habiendo dicho eso, Selena miró a Fane. "Sin embargo, ahora que Fane ha vuelto, la familia Taylor no le impuso ninguna restricción. ¡Sería genial si él pudiera conseguir un trabajo pronto!"

"¿Ellos restringiéndome?"

Al escuchar eso, Fane se rió entre dientes. "¡Ya es muy amable de mi parte no reprimir a la familia Taylor!"

"Mírate. Solo porque has sido soldado, ahora te estás comportando de manera diferente. Te has vuelto más fuerte. Sin embargo, ¡también esto te ha hecho presumido!"

Joan miró a su hijo, con la cara radiante de felicidad. Todos le dijeron que Fane seguramente estaba muerto, pero ella no les creyó. Ella estaba segura de que Fane regresaría sano y salvo eventualmente, y ese día llegó.

"¡Vamos, vayamos a buscarles algo de ropa!"

Fane empujó a Joan hacia adelante.

"¿De dónde viene tu dinero?"

Selena pensó por un momento, entonces se dio cuenta de repente. "Oh, cierto, he escuchado que los soldados que regresan de la guerra reciben recompensas. Parece que obtuviste algunas recompensas, ¿no es así?"

"¿Es eso así?"

Joan estaba encantada. “Entonces eso debería ser decenas de miles de dólares, ¿verdad? Después de todo, has sido soldado durante cinco años completos. Sin embargo, debes ser ahorrativo. Kylie está a punto de comenzar el jardín de infancia. ¡Hoy en día, las mejores guarderías son muy caras!"

“Debería ser más de decenas de miles de dólares. Escuché de varias personas que regresaban del campo de batalla. Uno de ellos recibió más de doscientos mil dólares, ¡y eso es algo común!"

Selena lo pensó un poco y entonces sonrió con deleite. "Eso es maravilloso. Si tuviéramos doscientos mil dólares, nuestras vidas serían más cómodas."

"Ma, no tienes que preocuparte por eso. Si Kylie va al jardín de infantes, ¡debe ser el mejor jardín de infantes!"

Fane se llevó a Joan y Selena, llegando rápidamente a un gran centro comercial.

Él se detuvo en seco y tomó la mano de Selena, diciendo con toda seriedad: "Selena, ya no necesitas recoger basura. Puedes trabajar para pasar el tiempo si quieres. Si no te apetece trabajar, ¡yo te cuidaré!"

"¿De qué estás hablando? ¡Hay mucha gente mirando!"

El rostro de Selena se puso escarlata inmediatamente mientras ella rápidamente retiraba su mano.

Para ser honesta, ella tenía pequeños sentimientos por Fane. En ese entonces, ella se vio obligada a contraer matrimonio. Fue por despecho que ella se emborrachó, lo que resultó en ese incidente.

Sin embargo, ella realmente no podía soportar abortar a su propia niña. Además, Fane era un hijo filial y parecía tener una personalidad decente. Fue por su niña por lo que ella esperó por tanto tiempo.

Ahora que Fane de repente tomó su mano, ella se sentía extremadamente nerviosa.

"Vamos a entrar y echar un vistazo. Sin embargo, Fane, no me compres nada. Deberías comprar algo para tus suegros. ¡Han sufrido muchas dificultades durante los últimos cinco años por tu culpa!"

Joan, por otro lado, simplemente les sonrió. Obviamente, ella esperaba que Fane pudiera ganar el reconocimiento de sus suegros.

“Para la ropa, es mejor traerlos para que los elijan por sí mismos. Si se los compró, ¡puede que no les quede bien!" Fane respondió después de pensarlo un poco. Después de todo, ellos eran sus suegros. Habían sufrido dificultades todos estos años por su culpa, sin embargo, él nunca los había tratado adecuadamente ni siquiera por un día. Su insatisfacción con él era entendible.

Muy rápidamente, Fane las llevó al segundo piso del centro comercial.

"Fane, creo que es mejor para nosotros comparar precios en el primer piso. La ropa del segundo piso es en su mayoría de marca. Hasta hay marcas internacionales. ¡Son caras!" Selena le susurró después de mirar a su alrededor.

"¿En serio? ¿Son tan caros?”

Al escuchar eso, Joan instó: “Hijo, bajemos. Los del primer piso son más baratos. Cómprale algo a tu esposa. Eso es suficiente. No te preocupes por mí. ¡Todavía tengo mucha ropa!"

"No los necesito. ¡Cómprale un poco a tu madre!" Selena intervino. También ella estaba pensando en ahorrar algo de dinero.

"Detengamos esto. Escúchenme. ¡Compraremos aquí!"

Una en cada mano, Fane las jaló a las dos y entraron en una tienda exclusiva.

"No, no, no, esto es demasiado caro..." replicó Selena, pero ya era demasiado tarde. Fane era muy persistentemente fuerte, arrastrándose fácilmente a la tienda.

Sin embargo, justo cuando entraron a la tienda, ella se calló de inmediato. Después de todo, ella sabía que no debía avergonzar a Fane en público.

Sin embargo, sin que ellos lo supieran, sus ropas inmediatamente atrajeron miradas de disgusto.

Bab terkait

Bab terbaru

DMCA.com Protection Status